" />

Una sociedad enferma

Comparta este artículo en:

Patricia Arache / patricia.arache@gmail.com

En una sociedad en la que en los primeros siete meses del presente añ0 2022 haya reportes de más de 30 feminicidios y un número igual o superior de homicidios, sin dudas, hay problemas.

Independientemente, de lo reducida que parezca ser la tasa de criminalidad y delincuencia en la República Dominicana, respecto a otros países del área, los hechos del día a día nos obligan a reflexionar y a proceder en la búsqueda de una salida.

Es cierto que la criminalidad y la delincuencia tienen características particulares y, por lo tanto, en este capítulo necesitamos deslindar una cosa de la otra, sin pretender minimizar sus niveles de incidencia, al equipararlos con parámetros internacionales.

Organismos e instituciones nacionales e internacionales ofrecen las estadísticas: “República Dominicana es el quinto país de la región con los niveles más bajos de homicidios, con una tasa de 11.1 por cada 100 mil habitantes, lo cual la ubica en una posición muy por debajo del promedio regional de 20.4 homicidios por cada 100 mil habitantes”.

Esos mismos datos revelan que el 50% de los casos que se presentan son provocados por problemas de “convivencia”. ¡Es aquí donde está el problema!

En muchas de nuestras ciudades o no transcurren 24 horas seguidas, sin que el país sea sacudido por la divulgación de muertes violentas entre “amigos”, familiares, aliados, conocidos o en asaltos callejeros y, en el caso de los feminicidios, parejas, exparejas y, a veces, hasta pretendientes.

Sobre los feminicidios, huelga citar los casos, algunos de los cuales, incluso, previamente habían sido minimizados o ignorados por autoridades y la misma sociedad que, en sentido general, prestó oídos sordos a las denuncias de las ahora víctimas.

Cuando la convivencia social está en crisis, debemos preocuparnos como país, aunque otros indicadores, casi siempre del ámbito económico, nos sitúen entre las naciones más envidiables de las que han sufrido los embates de la pandemia del COVID-19.

La abundancia en la producción agrícola, la pronta recuperación de los empleos, y de las zonas francas, con su expansión, así como la reactivación del Turismo, son variables que fortalecen el optimismo.

El milagro económico del que tantas veces se habla, el privilegio de estar ubicados en un punto geográfico estratégico, que nos coloca a la vista de inversionistas y desarrolladores, llena de satisfacción, más aún, cuando se observan políticas públicas tendentes a mejorar lo alcanzado.

En ámbitos políticos, sociales, empresariales, profesionales, laborales, académicos, eclesiásticos predomina la visión de que hay esfuerzos (que han dado sus frutos) para alcanzar la recuperación económica que requerimos y de las que, claro que somos merecedores.

El problema está cuando nos miramos de frente y nos damos cuenta de que, aunque sabemos que debemos compartir el pan y el vino, y “amarnos los unos a los otros”, nuestras mentes y corazones se nos están llenando de odio.

Y lo destilamos por doquier, sin reparos. Sin dudas, esta práctica nos está convirtiendo en lo que estamos pareciendo: “una sociedad enferma”. Hagamos algo para evitar consagrarnos en tan vil, despreciable y espeluznante condición.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.