" />

Ríos, minería y contaminación

Yellow dump truck loading minerals copper, silver, gold, and other at mining quarry.

Comparta este artículo en:

Por: Glenis E. Féliz 

Al ver las recientes imágenes del río Vía de la provincia de Azua transportar por su cauce una gran cantidad de desechos sólidos y da pena que ya no nos sorprendemos, y  para los que dicen: que prefieren el agua y no el oro, pero callan ante estas perversidades cada vez más recurrentes en diferentes localidades de nuestro país esta mala práctica de lanzar la basura en los ríos, ya es normal que un río en vez de transportar agua y piedras ante una crecida esté transportando basura, irreprochable. 

Glenis E. Féliz

Basta con la caída de un poco de lluvias en ciertos lugares para ver como un río que antes traía agua limpia  propia del aumento de su caudal ahora trae una cantidad de basuras y plásticos, y que a veces uno cree que el río no lleva una corriente de agua sino que la corriente es de basura y es ahí que se dificulta saber cual es más si el agua o la basura. 

No es la minería lo que está acabando con los ríos, es la cantidad de basura que la gente lanza cerca de los ríos y muchas veces directamente en ellos para que la corriente se lleve sus pecados, es la falta de lluvias por la deforestación y la sequía que seca un río y no la minería, y la falta de agua potable es por la falta de infraestructura de la política pública eficiente que permitan colectar el agua para luego ser equitativamente distribuida a cada sector y no es por la minería.

No es la minería la causante de la contaminación de los ríos como han hecho creer los «medio ambientalistas» o mejor dicho los antimineros, es más bien la cantidad indiscriminada de  basuras de las casas de esa sociedad y que esa misma gente reclama no a la minería, pero no cuida ni ahorra los recursos naturales, y se pone de manifiesto un dilema entre la minería y la contaminación de los ríos. 

Es la cantidad de desechos de las granjas y la contaminación agrícola por fertilizantes y que es groseramente vertida en los ríos y causante de la contaminación que nadie ve ni le importa, y no menos importante es la contaminación por la cantidad de desechos humanos vertida a través de pozos filtrantes directamente a las aguas subterráneas y el abuso por la cantidad de agua extraída del subsuelo para abastecer importantes ciudades y complejos turísticos. 

Deberíamos en materia de contaminación aplicar a cada sector su cuota de culpabilidad y su nivel de irresponsabilidad ante un tema tan importante como es el cuidado y la protección del recurso agua, porque de continuar como hasta ahora faltaría poco para entrar en una crisis por las aguas contaminadas, y tendrán que reconocer que de todos los sectores la menos contaminante es la minería, aunque resulte paradójico la Ley 64-00 es muy exigente con el sector minero, pero tal parece que no aplica en su justa medida para los demás sectores que aportan a la contaminación ambiental. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.