" />

Centrales sindicales afirman es necesario subir salarios; mantienen su propuesta de un 40% al mínimo

Gabriel del Río, Jacobo Ramos y Pepe Abreu

Comparta este artículo en:

Santo Domingo. – La pérdida del valor del salario real, de empleos y las alzas en los precios de la comida, servicios y medicamentos, hace necesario un aumento salarial, así lo expresaron los presidentes de las Confederaciones de Trabajadores CNTD, CASC y CNUS.

Jacobo Ramos, Gabriel del Río y Pepe Abreu, dijeron que la propuesta de incrementar los salarios en un 40% procura iniciar un proceso escalonado de los salarios mínimos para recobrar el poder de compra perdido y, con ello, ir acercando los salarios promedios de la economía al costo de la canasta básica que no la cubre ni siquiera en el primer quintil.

“Los trabajadores han sido los más afectados en medio de la pandemia, en un escenario económico de deterioro del mercado laboral y de las perspectivas de empleo e ingresos, es necesario un reajuste de los niveles de ingreso laboral, toda vez que la inflación interanual a marzo de 2021 se ubicó en 8.3% y la acumulada a julio de 2019, último año de revisión de los salarios mínimos de las empresas privadas no sectorizadas, se situó en 10.1%”, dijeron.

Indicaron que la República Dominicana se ha caracterizado por ser un oasis de bajos salarios, lo que dificulta la reducción de la pobreza al ritmo de crecimiento de la economía, que ha crecido sobre un 5.0% en promedio durante el periodo 2000-2019.

Los dirigentes sindicales, precisaron que el salario real, que da cuenta del poder adquisitivo de los ingresos salariales respecto a un año base, no ha podido acoplarse a los niveles de referencia del año 2000, lo que ha generado un desfase de 23.8 % en el 2020, respecto al poder de compra de los salarios reales del año de referencia.

“Los salarios reales en la economía dominicana mantienen un rezago estructural que afecta el poder de compra de los/as trabajadores/as y sus familias, sobre todo de aquellos menos calificados y perceptores de salarios mínimos. Es probable que esta sea una de las principales razones por las que exista una percepción generalizada de que la prosperidad, enarbolada desde las cifras macroeconómicas, no genera movilidad social, dijo Pepe Abreu.

Abreu, explicó que una economía sustentada en salarios precarios genera desigualdad de ingresos y concentración de riquezas en pocas manos, el crecimiento no es inclusivo lo que lleva al Estado a diseñar políticas de asistencia social para mitigar la distorsión en el ingreso lo que reduce su capacidad para romper el círculo de la pobreza.

De su lado Jacobo Ramos, afirmó que el salario representa el ingreso que, dentro de la economía, genera más impacto en la calidad de vida de una sociedad. Aseveró que su poder redistributivo es determinante en el alcance de objetivos sociales que buscan incidir en los niveles de vida y, sobre todo, en cerrar brechas de desigualdad económica y social que se profundizan en el tiempo, por la concentración del ingreso que estimula el modelo económico dominicano.

En conjunto afirmaron que las centrales sindicales procuran pasar de una economía basada en competitividad por bajos salarios a una que genere mejores condiciones de vida para los/as trabajadores/as; y que garantice la dignidad que solo un ingreso decente puede generar en una sociedad más humana y próspera.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *