" />

Sepultan restos de Jerry Vargas “El Nazareno”

Los restos del artista Jerry Vargas (El Nazareno), una de las figuras representativas de la “época dorada del merengue”, fueron sepultados ayer domingo en el cementerio Cristo Redentor.

El cantante, director de orquesta y pianista de 65 años, falleció a causa de un ataque cardíaco el pasado sábado, luego de llegar en estado de gravedad a la Clínica Dr. Cruz Jiminián, donde tuvo que ser revivido con electroshocks, reveló el doctor Cruz Jiminián.

El músico fue trasladado el fin de semana a la clínica del sector de Cristo Rey por una unidad del 9-1-1, en estado grave, con una fibrilación ventricular muy severa, explicó el galeno.

El merenguero fue velado en la funeraria municipal de los Alcarrizos, desde el sábado y fue sepultado en la tarde de ayer en el cementerio Cristo Redentor.

Pocos artistas reaccionan

Pocas figuras, especialmente del merengue, reaccionaron ante la muerte de “El Nazareno” en las redes sociales, como es costumbre en estos momentos de tristeza. Algunos artistas, como Kinito Méndez, Alex Bueno y Silvio Mora mostraron su tristeza por la pérdida de su colega.

“El merengue perdió ayer a un gran exponente, un gran artista, un gran cantante, un gran ejecutante y mejor ser humano nuestro: Jerry Vargas El Nazareno. Nos unimos al dolor que embarga a sus familiares y todos sus seguidores. Ve tranquilo Jerry a tu encuentro con Dios, que aquí tu música te mantendrá vivo por los siglos de los siglos. Amén”, escribió Kinito en su cuenta de Instagram.

Para Silvio Mora, con el fallecimiento de Jerry “una estrella se ha ido”.

“Que Dios reciba el alma de Jerry Vargas con amor y le dé descanso eterno”, expresó Alex Bueno.

El merengue está de luto

Para el salsero Luis Miguel Vargas (Luismi), la muerte de su tío representa “una gran pérdida para mi familia y para la música; el merengue está de luto”. Jerry Vargas conformó su propia orquesta que ganó popularidad con temas como “Ojos lindos”, “Teorema de amor”, “Siempre te amaré”, “El borrachón”, “Ámame”, “Quiero mi pueblo”, “El cilantro”, “El huevero”, “El desengaño”. Pero, su adicción a las drogas dañaron su vida y su carrera artística. En 1995 vino al país muy enfermo y se internó junto con uno de sus coristas, Raúl Silfa, en Hogares Crea. Con serios problemas económicos, hasta la hora de su fallecimiento residía en el Residencial Brisas del Este.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *